Mousse de tortilla de calabacín con cebolla tierna

TORTILLA DE CALABACIN

La semana pasada, estuve en La Paúl comiendo con mis suegros y me regalaron un “presente” que me encanta cocinar y degustar. Un calabacín recién cogido del huerto.
Después de las peticiones en mi perfil de facebook pidiéndome la receta de esta tortilla que preparé anoche, os la paso para que la pongáis en práctica.
Es sencilla pero la verdad es que la textura la convierte en una “mousse”  muy especial y con la que vais a ganar cualquier concurso de tortillas al que os penséis presentar estas vacaciones.

INGREDIENTES PARA UNA TORTILLA
1 Calabacín mediano
Media cebolla tierna
4 Huevos frescos
1 Vaso de leche
Sal
Aceite de Oliva Virgen Extra Arbequina Olivalia

ELABORACIÓN
Con un pelador de patatas, cortar el calabacín a tiras finas en un recipiente y reservar. A continuación cortáis la media cebolla en juliana fina y la reserváis.
Ponéis en una sartén unas 6 cucharadas de aceite Olivalia y cuando empiece a calentarse, añadís la cebolla tierna. Si tapáis con una tapa la sartén, la cebolla os quedará mucho más tierna y se hará antes. Cuando veáis que se empieza a poner transparente la cebolla, le añadís una pizca de sal para que acabe de soltar el agua y comience a tener ese color marrón clarito que nos indica que ya podemos añadir el calabacín a la sartén.
Tapáis la sartén de nuevo para que se haga mejor y más rápido y cuando comprobéis que el calabacín se parte con facilidad con la pala que estéis empleando para darle vueltas, le ponéis otra pizca de sal.
Tened en cuenta que como el calabacín lo hemos laminado, facilitará mucho su cocción en la sartén.
Una vez veáis que el calabacín está totalmente blando (casi convertido en una pasta junto a la cebolla) lo retiráis del fuego y lo reserváis.
A continuación toca batir los huevos. Cuando los tengáis bien, pero bien batidos, casi que empiecen a emulsionar las claras (yo estoy unos cinco minutos dándole) añadís el vaso de leche y continuáis batiendo otro minuto aproximadamente. Ahora toca añadir otra pizca de sal a la mezcla.
A continuación y bien escurrido (yo utilizo un escurre-verduras) incorporáis la mezcla de la sartén al cuenco con los huevos batidos.
Lo volvéis a mezclar todo bien y reserváis.
Ponéis en una sartén no muy grande unas cucharadas del aceite de freír la cebolla y el calabacín y cuando empiece a calentarse, añadís la mezcla que tenéis con el huevo, el calabacín y la cebolla.
Es importante que no lo dejéis los primeros minutos que cuaje el fondo, así que tendréis que ir dándole alguna vuelta como si fueseis a hacer un revuelto de fuera de la sartén hacia el centro para que vaya quedando cuajada por toda la sartén a la vez. Parece complicado pero no lo es en absoluto.
Una vez veáis que empieza a cuajarse por los extremos de la tortilla, ahora si la dejáis un minuto y le dais la vuelta con un plato grande que os deje espacio para manejarla bien.
En mejor darle tres o cuatro vueltas a cada cara que dejarla mucho rato por una para que no se queme y la podáis controlar a vuestro gusto.
Otro detalle importante y que yo uso para que quede esponjosa por dentro pero cuajada porque así le gusta a Mabel, mi mujer, es ir pinchando con un tenedor en diversos puntos de la tortilla cada vez que le doy una vuelta.
El resultado es espectacular os lo garantizo y a cualquiera que se la sirváis en vuestra casa no va aquere irse hasta que no le paséis la receta.
Espero que os haya gustado y que probéis a hacerla estas vacaciones.

 

Esta entrada fue publicada en Entre amigos, Para compartir, Tapas. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Mousse de tortilla de calabacín con cebolla tierna

  1. Carmen dijo:

    ¡¡Vaya pinta!!, seguro que la pruebo (yo tengo calabacines de Paniza)

  2. Madre mía con lo que me gustan a mí los calabacines!! Apuntada queda la receta! Gracias por compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *